Mi día a día en Australia

Mi día a día en Australia.
Desde la semana pasada, me mudé a una casa en South Frankston para trabajar como Au pair. Lo que me llevó en un principio a tomar la decisión de trabajar de esta forma fue mi interés en vivir de cerca la cultura Australiana. Desde que llegué a Melbourne, hace casi dos meses, viví en una casa compartida (con gente de todas partes del mundo – Japón, Taiwan, Hong Kong, Italia, Nueva Zelanda, Chile, Colombia, Finlandia, Francia, Inglaterra, etc.) pero algo muy dentro de mi empezó a pedir un cambio. Me encantó la experiencia, pero creo que cuando llega el punto donde me empiezo a acostumbrar, quiero desacostumbrarme y empiezo a buscar cambios, sea de la forma que sea.
Comprendo que los cambios no son para todos iguales. Para mi muchas veces los cambios significan moverme de un sitio a otro, de una casa a otra, de una ciudad a otra, de un país a otro, (y quien dice, algún dia de un planeta a otro jeje). A diferencia de otras personas, para quienes los cambios pueden ser significantes desde levantarse un dia una hora mas tarde de la esperada, lavarse los dientes con un dentífrico distinto al del dia anterior, ponerse un par de medias nuevas, o lo que fuese. La idea que quiero transmitir es que cada quien es feliz ( o no, habría que debatir primero que es la felicidad para cada quien, pero bue, eso para otra ocasión ) a su manera. Los cambios siempre están, pero son diversos y significan cosas completamente distintas para cada persona de este mundo.
Bueno, y asi fue que decidí hacer un cambio en lo que venia haciendo y me metí en la pagina web de au pair y conseguí una familia cerca de Frankston compuesta por los padres (madre y padre), hijos (hijo e hija) y perros (perro y perra).
Mi primer día en el barrio, paseando a estos hermosos cachorros
Es increíble como la capacidad de asombro aumenta cuando uno viaja (al menos en muchos sucede eso, no quiero generalizar). No se si llamarlo “abrir la cabeza” o como, pero comenzamos a descubrirnos en otros contextos y sorprendernos de aquello que para muchos podría significar una tontería, una pavada.
El asombro se puede dar debido a las diferencias lingüísticas en relación al país en el que estamos…
Me resulta chistoso que una calle se llame “erutta”, que le voy a hacer!

O debido a las diferencias a nivel del deporte que practicamos…

Un aro de basket en la calle? wtf?

O a las diferencias económicas…

Aveces diferencias económicas también. No en todos lados se tira un TV en la vereda.

Recorriendo el barrio me encontré con casas muy grandes, pequeñas, lindas, feas, mansiones, caserones, etc. Es un barrio muy lindo, pero no hay mucho por hacer. Y que no te falte el azúcar! el supermercado mas cercano esta a unos diez minutos en auto. Por lo que percibí, la mayoría de los que viven en este barrio tienen más de un auto y se manejan de esa forma. La única linea de colectivo que pasa por acá nunca va llena, como máximo diez personas por viaje.

Una muestra de alguna de las casas del barrio
¿Que decir de las alacenas? Siempre llenas por doquier! De varias casas que conocí, esa parece ser la regla principal: que haya “de todo” en la heladera y alacena. Lo que mas me llamó la atencion, es que si bien todas o la gran mayoría de las cosas son hechas en Australia, cada una de ellas es de un país de orígen distinto, por ejemplo: polenta, tacos, ketchup, nachos, etc. Esto y muchas otras cosas más me hicieron pensar que es un país con muy pocas tradiciones. Bueno si, tienen sus cosas típicas (mas abajo describo alguna de ellas), pero a la hora de preguntarle a un Australiano por sus comidas tradicionales, uno muchas veces se sorprende al no obtener una respuesta concreta a la pregunta.
Alacena repleta
Si si, hay cosas típicas. Como pasar por alto esto: Hamburguesas de Canguro!!!
Esto también es algo típico: Vegemite. Una pasta marrón de gusto salado y amargo para untar en las tostadas.  A gran parte de los Australianos les encanta. ¿A mi? NO!!!
Creo que en todos los lugares del mundo existe (por lo menos en palabras) el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena. Por lo general, los Australianos consumen muchas verduras y frutas y tratan de llevar una vida sana (nutricionalmente hablando). Obvio que existen excepciones: microondas y casas de comida chatarra hay por todos lados!
Esta chocolatada con marshmellows puede convertirse en un desayuno o cena de cualquiera!
Almuerzo a lo “Aussie” mirando el noticiero nacional.
Y después de la comida, a saltar un rato! (En todos los patios hay siempre uno).
Queda bastante por descubrir en mi día a día en Australia (lo voy a ir relatando a medida que lo haga). Después de todo y como dijo buda (creo), “el único y verdadero viaje de descubrimiento no consiste -solamente- en buscar nuevos paisajes, sino en tener nuevos ojos”.
Continuará…
Colgado en un cuarto, por si se te olvidaba.