Sí, trabajo con niños

Descubre y re-descubre la alegría de… trabajar con niños!

Mi trabajo con niños en Australia:
Si bien trabajar con chicos no estaba en mis planes desde un principio (cuando organizaba venirme para Australia), fue una de las tantas opciones que me llamó la atención una vez estando acá. Los motivos fueron varios: aprender ingles estando en contacto constantemente con una familia local, trabajar divirtiéndome, jugando, observando, aprendiendo, conociendo y creciendo a medida que voy estableciendo una relación con los chicos, entre otras.
También creo que es uno de los trabajos que puedo hacer viajando y que está en relación a la psicología en sí. (Pienso que la clínica esta en el recorte, en la mirada que hace cada uno de las distintas situaciones, y que hay situaciones que posibilitan más hacer una lectura que otras. Esta -el trabajo con niños- es para mi un ejemplo).

Mmm… ¿y esto que será?
Práctica con Marshmallows N°1
Práctica con Marshmallows N°2

Además de tener uno que ingeniárselas con varias recetas (de cualquier tipo de comida), trabajar con chicos implica también un esfuerzo mental constante: ponerse en su lugar, jugar, soñar, crear e imaginar con ellos.

Jugar como un chico…
…hasta el fanatismo
Me gusta pensar la tarea con niños como una acción: la de brindar una oportunidad a esta generación de niños (y ojala también las que vendrán) para desarrollar su potencial. Diría que es un trabajo de aprendizaje mutuo, en el cual los niños aprenden, descubren, crean, investigan, y a la vez los adultos podemos aprender de ellos, de las tantas cosas que tienen para enseñarnos y de la que muchas veces hacemos oídos sordos o quedaron reprimidas , olvidadas en nuestra infancia (porque todos en algún momento fuimos niños, aunque muchos no lo recuerdan). Los niños tienen mucho por enseñarnos…
Hay mucho que aprender de ellos, ¿quién dice que trabajo es duro y que trabajo no?
También hay responsabilidades, uno tiene que ser consciente de que se esta tocando una vida para siempre. Hay conceptos que son fundamentales de ir construyéndolos desde sus pilares, ya que formando una base, una estructura desde la infancia, desde los primeros años, es como nos aseguraremos de que las personas que estamos formando serán hombres respetados y respetuosos el día de mañana, capaces de comprender que el derecho de uno termina cuando comienza el del otro.
Una de mis responsabilidades: asistir al acto de cierre del colegio.
Creo que la niñez fue una época que marcó fuertemente mi vida. La posibilidad de correr por las veredas, jugar en las plazas del barrio, hacer una guarida en cualquier rincón que encontremos, y muchas cosas mas, me sirvieron para que mas allá de formarme como persona, pueda adquirir valores como el respeto y la posibilidad de confiar en mi misma, de creer en mis sueños y no renunciar a lo que creo.
Veo entonces la gran responsabilidad que tiene uno como adulto frente a los niños, ya que entrar en la infancia de un niño es marcar a esa persona para siempre.
Haciendo una especie de introspección  y mirando un poco hacia atrás, solamente pretendo que esta época tan maravillosa de la vida sea una buena experiencia para otros niños también y quede grabada en lo mas profundo – y no tan profundo- de su alma.
Leer
Crear (un rap por ejemplo)
Y jugar como si el tiempo no pasara nunca