Observando Australia

Luego de más de tres meses de observación, exploración, reflexión, investigación o como se le quiera llamar, paso a dar cuenta de mi experiencia en Australia, el país ubicado en el “down under”  (abajo, al sur, al fondo) del mundo.
“Orgullosamente Australiano/a”
Libro más que recomendable para alcanzar a captar un poco la cultura de los aborígenes Australianos
Australia ha venido fascinando al mundo hace ya mucho tiempo. Conocida con nicknames como “the land down under” y “Oz”, es la casa de maravillosos paisajes, una flora y fauna única y una mística cultura aborigen.
Este país no siempre fue muy accesible. Las primeras migraciones de humanos a lo que hoy es Australia se cree que tomaron lugar entre 40,000 y 80,000 años atrás.
Los aborígenes Australianos desarrollaron una cultura distinta caracterizada por intrincadas creencias espirituales y una profunda conexión con el mundo de la naturaleza. Ellos utilizaron la música para crear mapas auditivos que describían puntos de referencia y posibilitaban a las personas a explorar su mundo.
El didgeridoo, un instrumento de madera que ya forma parte de un icono de Australia, está hecho de un árbol que ha sido ahuecado por las termitas. Como parte fundamental de las ceremonias, este produce un sonido zumbado que viene perfecto como fondo para la transformación espiritual.Mientras que los rumores de una “Terra Australis incognita” (australis significa “sur” en Latin) circulaban en Europa como así también en los tiempos Romanos, exploradores de Holanda se convirtieron en los primeros europeos documentados en tocar la orilla en 1606. En 1770, los Ingleses reclamaron la parte oriental de la isla y empezaron a mandar convictos, criminales para colonizar la región. En 1901, las seis colonias británicas separadas en Australia se unieron para formar una nación, y así fue como “Australia” nació.
La llegada de los colonizadores europeos introdujo enfermedades, apropiación de tierras y reglas discriminatorias por parte del gobierno que tuvo efectos devastadores en la cultura aborigen original. En años recientes, la música aborigen ha ayudado a revivir la cultura autóctona .

Acá va un video:
Ahora, algunas particularidades que me llaman la atención de este país y de las personas que viven en él:

Comenzando por la puntualidad, tanto de los medios de transporte como de la gente a la hora de planificar un encuentro. No es raro encontrar carteles de los horarios de colectivos por ejemplo diciendo que el colectivo pasa a las 2.49 , 3.48 , 4.51, cosa que si bien no siempre se cumple al pie de la letra, nunca se excede en más de cinco minutos del tiempo aproximado.

Algo parecido sucede a la hora de planear una reunión, no importa cuál sea el motivo, las personas aquí por lo general planifican con mucha anticipación. No es raro que te digan “¿podes el sábado veinticinco (del mes que viene) venir para casa a cenar?”.

Me llama la atención la gran diferencia que puede haber en el simple (y no tan simple) hecho de cruzar un océano. ¿Por qué las personas aquí piensan con esa regularidad y ese rigor?  Y reflexiono en cómo  la ley, la exactitud, la puntualidad, ordenan no solamente a los medios de transporte o maquinarias sino también a las cabezas de una sociedad.  No se si para mejor o para peor, no me interesa hacer juicios de valor en este momento, lo que me interesa es poder pensar la diversidad cultural, y como dependiendo de las formas en que un estado ordene y acuerde una reglamentación edifica a la mentalidad de sus ciudadanos.

*Detalle: 6,45 ; 7,53; 10,49
También los pasajeros saludan al chofer cada vez que suben al colectivo con un “Good morning” o algo por el estilo cuando suben y un “Thank you” cuando bajan. Sorprende la amabilidad de la gente en varios aspectos, además del detalle del colectivo. Cuando se pregunta en la calle por direcciones, hacen lo posible por ayudar, incluso me tocó vivir situaciones en las cuales el chofer del tram detiene el mismo tram, le dice al chofer de enfrente que me espere que yo iba para esa dirección, o una mujer que venía andando en bicicleta se detenga cuando me escucha  exclusivamente para orientarme. Son cosas que no tienen precio.
Noto que si bien es un país en el que existe cierto distanciamiento al saludar (por ejemplo, nada de besos en la mejilla, sino una extendida de mano seguida de un “mucho gusto”),  hay mucha predisposición de la gente en sí a ayudar a algún desorientado. Me hace pensar en las distintas versiones en las que se puede presentar la calidez humana.
Me pregunto si en otros ámbitos de la vida australiana existe también esta predisposición a ayudar, si bien veo iniciativas en pos a esto manifestadas en las publicidades de la tele, los sobres de algunas iglesias, los asientos del avión, etc; todavía no tengo una respuesta certera al respecto.
Sin embargo, hablando con la gente me doy cuenta que hay bastante racismo en muchos Australianos. Ejemplo: hoy me contó la mujer con la que trabajo que va a asistir a una reunión en estos días en la que se va a discutir el derecho a que los Australianos sean libres de expresar a viva voz su intolerancia con respecto a las otras personas o culturas. Esto es nombrado como “Bigotry” que es cuando una persona, como resultado de sus prejuicios, ve o trata a otras personas con miedo, desconfianza u odio, basándose en la raza, religión, genero, discapacidad, estatus socio-económico, opiniones distintas u otras características.
Quedé aterrada cuando escuche esto, pero más aun cuando me enteré de que son varios los que están a favor.
“I believe bigotry is not only born of intolerance and fear, but of self loathing and insecurity. Bigotry is a safe harbour for the weak” Godie Taylor  (Creo que el Bigotry no sólo nace de la intolerancia y el miedo, sino de odio hacia uno mismo y la inseguridad. El Bigotry es un lugar seguro para los débiles)

La limpieza y el orden también es otro rasgo que caracteriza el comportamiento de un Aussie.

Los container de basura de cada casa tienen un color correspondiente en la tapa que indica para que tipo de desecho es,  caminando por las calles se encuentran tachos en mitad de cuadra y todas las esquinas, hay publicidades en las calles que promueven mantener limpia la ciudad.
Una publicidad que me llamó la atención en Sydney mostraba a un hombre tirando una colilla de cigarrillo en la vereda y una mujer desconocida a su lado que estaba mirándolo en el mismo instante en que él hacía eso, debajo había una frase que decía: “Cada vez que tiras basura, hay alguien que te está observando”. Pienso que no es de pura casualidad que haya tanto orden, hay un estado que regula e invierte en publicidades que promueven el efecto paranoico en cada ciudadano.
No puedo evitar recordar el panóptico del que hablaba Foucault: el efecto más importante -del panóptico- es inducir en el detenido un estado consciente y permanente de visibilidad que garantiza el funcionamiento automático del poder, sin que ese poder se esté ejerciendo de manera efectiva en cada momento, puesto que el prisionero no puede saber cuándo se le vigila y cuándo no.
El control y la regulación, (como si hubiese un policía vigilando constantemente), se lo imponen ellos mismos: a la hora de hacer autocompras en los supermercados, autopagos en las estaciones de servicio, en el uso de las tarjetas de transporte publico, de la regulación de la velocidad cuando conducen algún automóvil, etc.
Publicidad en la parada de colectivos que reza “Cada vez que ensucias, estas siendo observado”
En la calle, luego de una protesta me encuentro con esta verdad: “Te están vigilando”
En cualquier lugar, hora o momento…
A la hora de conducir por ejemplo, me encuentro con cámaras de seguridad en varios lugares. Las rutas, semáforos, carteles, iluminación, todo está en condiciones impecables. Los peajes son automáticos: cada automóvil tiene un aparato detrás del espejo retrovisor que suena cada vez que se pasa por un lugar en el  que se paga peaje. No hay personas cobrando en una cabina. Ya las maquinas reemplazaron la mano de obra humana en ese aspecto.
En relación a las multas:
Hay multas clásicas (como existen en la mayoría de los países del mundo calculo): por conducir alcoholizado, por exceso de velocidad, por no dar paso a los peatones, por estacionamiento en lugares prohibidos, por fumar en lugares cerrados, por beber alcohol en espacios públicos, etc. Como también multas no tan clásicas: por no ceder el lugar en el colectivo a una embarazada, por comer en el colectivo, andar en bicicleta por la plaza, cantar obscenidades en la vía publica, entre tantas otras.  Sin ir mas lejos, y solo por dar un ejemplo, anoche recibí cuatro retos en menos de 10 minutos: por celebrar en la via publica que Argentina paso a la semifinal en el mundial, por querer entrar a un bar con una hamburguesa en la mochila, por sentarme en un costado de la vereda a comer mi hamburguesa (por que no la pude entrar al bar) y la frutillita del postre: cuando viajaba en el tren viene la policía vestida de civil y me pide documentos, ¿para que?- lo mismo me pregunté, para preguntarme si en mi país estaba permitido poner los pies arriba del asiento cuando se viaja en transporte publico, – porque aquí en Australia- me dice, – por hacer eso hay que pagar una multa de 200 dolares Australianos! .
(Dicho sea de paso: la policía a veces esta vestida “de policía” y otras de civil, se pasea en los medios de transporte públicos en búsqueda de aquel pícaro que “se haya olvidado de pagar”. Siempre siempre pero siempre, matan más de tres pájaros en un tiro).
Prohibido, prohibido, prohibido… ¿Será posible que hasta saltar esté prohibido?
Prohibido molestar a los canguros que están descansando…
A este si que ni te le acerques (al menos que quieras comprobar que tan buenos boxeadores son)
A este tampoco!
La naturaleza es otro aspecto especial de este país que no deja de sorprenderme, como ya lo he comentado en el post Australia al natural.
Desde los paisajes mas recónditos de los que nadie nunca ha oído hablar, hasta los mas populares. Y no solamente los paisajes;  también la diversidad de plantas, animales, clima hacen que esté país sea  un destino único.
Caminando por distintas zonas te podes encontrar con una gran cantidad y diversidad de aves de las que quizá nunca se te hubiese ocurrido pensar que existían. Todas con un sonido particular que las identifica (y las hace por eso a veces adorables y otras veces no tanto…)
Ya con los canguros y koalas no sucede lo mismo. Hay que alejarse bastante de las ciudades para encontrárselos. Leí por ahí que en Australia cada un Australiano hay dos canguros, no se si será cierto o no, pero de que los hay los hay!, hasta el punto de que no es raro toparse con una gran variedad de formatos de la carne de canguro en los supermercados (por ejemplo: Kangaroo Burger, Kangaroo Mince, etc).
Las multas también existen en este país con el fin de cuidar a los animales, ya que por (imaginemos la hipotética situación) pegarle a un pato por ejemplo, estamos hablando de sanciones de no se que tantos dólares…
Se cuidan los animales, plantas, insectos, y todo lo que tenga alguna u otra forma de vida.
Por ejemplo: un día casi me muero del susto al ver una araña gigante en la puerta de la casa, cuando llamo (muerta de terror)  a la señora dueña de la casa para “alertarla”, lo único que hizo fue agarrar una escoba y correrla de la puerta, acompañando la acción de un “no pasa nada, es solo una araña”. Quedé pasmada.
Creo que vivir en Australia me está dando muchas lecciones.
Hasta el punto que comencé a preguntarme ¿Quién está invadiendo el territorio de quién?
Hermosa por donde se la mire
El está durmiendo, como siempre
Koala dice: “-No es que sea perezoso. Solo estoy guardando energía. Necesito dormir alrededor de 20 horas por día por mi dieta baja en energía. Por favor no me toques ni molestes!!!”
 La multiculturalidad de este país también es algo sorprendente. Antes de venir, me imaginaba pura cabellera rubia y ojos claros. Cuando llegué me dí cuenta que la diversidad cultural es enorme: cabelleras y ojos de todos los colores, rasgos de todas partes del mundo, gente hablando distintos idiomas a la vuelta de la esquina, comidas con todos los condimentos y sabores que te puedas imaginar, vestimentas, colores, música y  olores de todas partes del mundo! Maravilloso! Experiencia única para aprender y conocer personas de los lugares mas remotos de nuestro planeta.
Hello, Chào, Olá, Hola, Ciao, 你好, Hallå, Hallo, こんにちは, etc, etc…
Ahora sí, algo que no le gusta a nadie (o por lo menos a la gran mayoría de los no Australianos), y de lo que se quejan casi todos es de los exaltados precios de las cosas.
Comparándolos con el precio de las mismas cosas en otras partes del mundo es bastante caro.
Desde el momento en que pisé este país me cree mi propio mandamiento: “no convertirás los precios en la moneda local en los de tu país” y así fue. Es la única manera de poder sobrevivir, ya que, además de trabajar y tener ingresos en la moneda local, es necesario amoldar la forma de pensar y hacer cálculos desde esta otra realidad.
Si bien hablar de precios en este país es algo que disgusta a la mayoría, creo que más triste que los precios de las cosas es pensar en la desigualdad que genera la hegemonía de una divisa frente a economías débiles, en que lo que para algunos es tan inaccesible para otros sea casi como un vuelto…
¿Que hará que el oro tenga tanto valor? ¿El oro como material en si? ¿ O la valoración que le dan las personas?
Los deportes que mas siguen son football Australiano (football Australiano es distinto al soccer que es lo que nosotros conocemos por fútbol) y Cricket. Por lo menos eso es lo que pude vivenciar en los meses que viví en el estado de Victoria. Aclaro que me refiero a este estado porque muchas veces escuché que por ejemplo en otros estados como New South Wales, no son tan fanáticos del football, sino mas bien de otros deportes como por ejemplo el rugby.
La forma en que viven el fanatismo al football es bastante relajada para mi gusto. Desde la entrada a la salida. Te podés encontrar con gente alentando al equipo contrario que esté sentado alado tuyo sin que eso genere ningún tipo de inconveniente. Podés comer o tomar algo, cantar alado del otro, tomarte un recreo para irte al baño (muy limpios y no hace falta esperar), sentarte en tu lugar sin que te usurpen tu asiento (butacas enumerada), escuchar gente que alienta “de vez en cuando, cuando convierten un gol sin puteadas ni malas palabras. Lo que me pareció interesante es que en los entre tiempos, juegan con el publico, enfocan a las tribunas y les hacen hacer poses, muecas o algún otro tipo de juego para entretenerlos y como una forma de darle protagonismo también. Incluso muchos niños que practican football en los clubes de sus barrios, van a jugar en los entretiempos al medio de la cancha. Creo que es una buena forma de promover el deporte y hacerlos participes de semejante acontecimiento. Me imagino como puede llegar a sentirse un niño jugando en semejante e imponente estadio… el sueño de cualquier pibe!
Acá hay tiempo de sentarse, dejarse pintar la cara un rato, comerse unas papas, tomarse una cervecita… Sin mayores inconvenientes
El estadio
Un dato interesante de Australia es la cantidad de cosas “al revés” que hay (resalto entre comillas entre comillas porque “al revés”  va a estar  “al revés” dependiendo desde que punto lo mire cada uno). Ejemplos: los autos tienen el volante del lado derecho, en las rutas se conduce desde el carril izquierdo y hay carteles por todos lados de “conserve su izquierda”, siempre el carril mas rápido está en el lado derecho y en el izquierdo van los vehículos más lentos. También en las escaleras mecánicas el lado derecho es de circulación rápida y en el izquierdo podes quedarte parado tranquilo dejando que la escalera te lleve a destino sin tener que ser atropellado por alguien que venga apurado desde atrás. Para cruzar una calle siempre hay que mirar el lado derecho primero para evitar cualquier tipo de accidente, costumbre a la que cuesta bastante acostumbrarse cuando el sentido de orientación antes de cruzar una calle es hacer lo contrario.
En los mapas Australia está ubicada en el medio (y no en el costado derecho como estaba acostumbrada a verla), muchas puertas (en los baños más que nada) se abren girando la perilla hacia adentro y viceversa para cerrar, las monedas no son más grandes según el valor sino que el tamaño varia sin seguir ninguna lógica: la moneda de dos dólares (tamaño tapita) es mas chica que la de veinte centavos (tamaño medalla olímpica), la de cincuenta centavos es mas grande que la de un dólar y así sucesivamente…
Otro ítem a destacar es la peculiaridad de este país que comenzó siendo una cárcel para los prisioneros deportados de Inglaterra para cumplir su condena sea ahora, paradójicamente, uno de los lugares más seguros del mundo, con un índice muy bajo de criminalidad y un índice muy alto de calidad de vida. Como ejemplo tenemos a Sydney, Melbourne, Perth y Adelaide entre las diez mejores mejores ciudades del mundo para vivir, según el “The World’s Best Cities to Live in”.
Conduzca en el carril izquierdo en Australia
Australia “on top down under”
A la hora de ir al supermercado, también te podes encontrar con la mercadería “al revés” o un poco rara:
Zanahorias de todos los colores!
Cebollas también!
Una buena picadita, y no precisamente de mortadela, chorizo y queso…
Fideos gigantes =O
El tipo de zapallo que busques esta aqui

Para intentar concluir: fueron muchas las cosas descubiertas y que aún me quedan por descubrir en esta Australia que no deja de sorprenderme. Un país tan parecido a otros en muchos aspectos, y tan distinto al mismo tiempo. Siento que me llama a seguir explorándolo, observándolo, estudiándolo, para continuar aprendiendo y desaprendiendo de lo que sucede en el camino. En fin, supongo que de eso se trata viajar…

“Observa con todos tus ojos, Observa”